Historia.

Cuando el joven Carl Bechem (1806-1891) terminó su formación comercial en una empresa textil en Elberfeld*, la «Revolución Industrial» en este sector estaba en pleno apogeo. Bechem tuvo que enfrentarse inmediatamente al continuo grado de mecanización y a los avances tecnológicos. Y no tardó mucho en reconocer la importancia que tenían los lubricantes. 1828 se muda a Hagen que se estaba convirtiendo a pasos agigantados en un importante nudo de comunicación en la floreciente cuenca del Ruhr para fundar, al poco tiempo, su empresa de lubricantes.

Actualmente, BECHEM como empresa familiar está en manos de la sexta generación y dispone de una red mundial de filiales, alianzas estratégicas y socios distribuidores. BECHEM afronta los retos que se plantean con una dilatada cultura corporativa y orientada al futuro.

* distrito de la ciudad de Wuppertal

 
Carl Bechem
1834 – 1840

Casi en las mismas fechas en las que se creó la unión aduanera alemana y la supresión de muchas barreras comerciales, el joven comercial fundó en 1834 la primera fábrica alemana de aceites.

1835: Empieza a funcionar la primera línea de ferrocarril en Alemania. Al poco, los ferrocarriles se convierten en el primer gran cliente de BECHEM.

1840: Las trefilerías de los alrededores de Altena también entran en la cartera de grandes clientes.

1834 – 1840
1870 – 1909

Década de 1870: Carl Bechem desarrolla los primeros lubricantes de aceites minerales y gracias a sus conocimientos, adquiridos durante decenios, es el ofertante líder en Alemania.

1895: Como una de las primeras empresas alemanas, BECHEM fabrica lubricantes inspirado en las grasas Stauffer.

1909: BECHEM adquiere la marca «Staroil» que se utiliza, entre otros, en la empresa Luftschiffbau Zeppelin GmbH con éxito en los motores de zepelines, p. ej. Z II y Z III.

1870 – 1909
1920 – 1948

1920: Los lubricantes BECHEM cumplen con todas las necesidades que conlleva el avance tecnológico. La venta se transforma del simple intercambio comercial en una distribución técnica con ingenieros en el servicio de ventas.

1930: Colaboración con empresas de rodamientos de bolas en Schweinfurt. Las W 16, KS-28 y SN-28 son grasas para bolas y rodamientos que gozan de prestigio.

1948: BECHEM es la primera empresa alemana en fabricar grasas lubricantes para cojinetes de rodamientos Timken.

1920 – 1948
1952 – 1974

1952: BECHEM se muda a Hagen-Vorhalle, donde hoy se encuentra la sede, y construye nuevas plantas de fabricación.

1973: BECHEM suministra aceites de brochado para la fabricación del utillaje de transporte del Saturno V del Programa Apollo.

1974: BECHEM desarrolla las primeras grasas de policarbamida para utilizarlas en puntos de lubricación sometidos a fuertes cargas por elevadas temperaturas en la industria del acero.

1952 – 1974
1981 – 1993

1981: Se lanza al mercado la grasa de alto rendimiento BECHEM High-Lub SW 2 resistente al agua de mar. 

1986: BECHEM se introduce con la línea Avantin en el sector de los lubricantes refrigeradores completamente sintéticos para la elaboración de metales. 

1993: Berulit 935 sienta la base para el desarrollo de los exitosos medios de recubrimiento en el sector de la forja semicaliente.

1981 – 1993
1994 – 2005

1994: BECHEM suministra lubricantes para vías respetuosos con el medio ambiente para el proyecto Eurotúnel.

2003: Prosigue la expansión global con un centro de producción propio en China.

2005: BECHEM introduce un programa completo de recubrimientos antifricción (Anti-Friction-Coatings) para el sector de la automoción.

1994 – 2005
2010 – 2015

2010: Primera aplicación en serie de la tecnología de microcápsulas en recubrimientos antifricción.

2011: BECHEM gana junto con el Fraunhofer-Institut IVV y la TU Braunschweig el premio alemán a la eficiencia de las materias primas.

2012: El equipo Fraunhofer recibe el galardón «Joseph-von Fraunhofer» por el desarrollo del lubricante refrigerador Berufluid junto con BECHEM como socio industrial.

 

2015: BECHEM es galardonada en el concurso NRW «Wirtschaft im Wandel»

2010 – 2015
Zukunft

Con sus productos, BECHEM no solo consigue superar los retos del presente, sino que además va allanando el terreno para futuras aplicaciones y tecnologías de los lubricantes. Sustentada en una base sólida formada por una dilatada cultura corporativa y con visión de futuro, experiencia acumulada durante decenios, estrecha colaboración con la ciencia, usuarios y socios industriales, así como el saber hacer y entusiasmo de nuestros empleados.

Zukunft

Esta página utiliza cookies. Si continúa, usted acepta nuestro uso de cookies. Descubra más información en nuestros avisos legales.